4 Formas de ser más memorable en la edad de la experiencia

Spread the love

El objetivo de cualquier campaña publicitaria es ganar un lugar especial en los corazones y las mentes del público.

Desde el mensaje que se lanza, la organización de eventos o la entrega de un producto o servicio es el cómo se gana la cuota de mercado.

Los recuerdos más importantes que se logran a través de tu marca en primer plano y es cuando alguien encuentra tu producto o servicio y se lleva esa primera impresión.

Y son en esos segundos la única forma de generar valor de marca. Pero, ¿qué es lo que hace que una marca sea realmente memorable?

Se comienza con el descubrimiento sobre la clave de lo que representa una marca.

También es importante el descubrir los valores que se superponen entre quiénes son y los humanos (puede que los conozca como consumidores) con los que la marca desea interactuar.

Por lo tanto es importante identificar estas verdades centrales y llevarlas a la superficie a través de formas significativas que sean instantáneamente identificables, implícitamente comprendidas y, en última instancia, memorables.

Veamos en una ojeada cuáles son esas 4 formas que hacen que una marca se convierta en memorable:

1) Emociones

¿Recuerdas la película de Intensamente? Bueno, una de estas formas comienza precisamente con el diseño para crear una emoción.

Es un hecho de que la memoria basa en mucho los recuerdos con base a una emoción.

Solo repasa en tu memoria las emociones que te traen ciertos recuerdos de tu niñez o los que acabas de acumular hace una semana.

Esto es gracias a que el mensaje fue sobrealimentado y es así como el recuerdo se hace más intenso… más vívido.

De hecho, tales recuerdos se pueden manifestar ya sea como una conexión o incluso como una respuesta ya sea física o biológica.

Así que aquí la idea es crear ese ramillete de emociones para que tu marca se impregne en la mente de tus clientes.

2) Descubrimiento

Esto lo podemos percibir mucho más claro en los rostros de los niños… cuando descubren por primera vez algo, sus rostros se transforman ya sea para expresar sorpresa, gusto o miedo…

Otra forma en que una marca aplica este concepto es “educando” a sus clientes, llevándolos por el terreno del descubrimiento conforme van conociendo tus productos o servicios y la forma en cómo también tu marca evoluciona con los cambios.

Y es gracias a este concepto como llegas a realizar esa “conexión” con tu cliente.

3)  Los sentidos

Sabes que los seres humanos percibimos mejor el mundo a través de los sentidos y es justo por ahí por donde también debe una marca llegar a su cliente.

La experiencia de “probar” lo que tendrán o recibirán hace una gran diferencia entre si te compran o no el producto.

Esto lo tienen muy claro muchas marcas de diferentes nichos como lo son los fabricantes de juguetes, los que exhiben muebles, colchones, piedras naturales, la misma ropa.

Para muchos, hasta no sentir el material, no hacen una compra; hasta no ver un color, no hacen una compra; hasta no degustar un sabor, no hacen una compra; hasta no escuchar la calidad de lo que desean, no hacen una compra y por supuesto, el sentido del olfato para muchos es muy importante y si no se percibe un aroma adecuado… no hacen una compra.

4) La memoria

En este mundo de los recuerdos, sentidos y emociones todo se va resguardando en la memoria. Y es la memoria semántica, que es aquella materia que piensa y la memoria episódica cuando se ha experimentado dicho conocimiento.

Es así como nuestras “memorias” se activan y si lo sabemos es porque de alguna forma ha llegado a ellas ese estímulo, de ahí la importancia de que una marca cubra todos estos factores para llegar a su cliente potencial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *