Lo que ya no nos gusta de la publicidad

Spread the love

Desde comerciales en televisión y radio, anuncios en medios impresos como revistas y periódicos, espectaculares gigantes en las avenidas de la ciudad, imágenes hechas con materiales como la Sintra, hasta los banners invasivos en las páginas de internet, han hecho que la publicidad acapare gran parte de nuestra atención; sin embargo, la llegada de nuevas tendencias ha provocado que muchas ideas queden obsoletas pero que siguen usando en los medios tradicionales, quienes se muestra reacios al cambio.

Lo que antes nos parecía una gran idea se ha transformado en algo que en muchas ocasiones pasa desapercibido o resulta dañino para la marca. Un ejemplo claro es usar caras bonitas y cuerpos esculturales para atraer la atención de los espectadores, lo que puede funcionar, podrás capturar al televidente o transeúnte, pero éstos dirigirán sus miradas a la chica en cuestión y podría perderse el mensaje que tratas de enviar.

Puedo entenderlo si de moda o productos de belleza se trata, ya que la cara y el cuerpo son importantes; pero para alimentos, artículos de hogar, programas de TV, entre otros, no creo que en el presente tengan el mismo impacto o favorezcan a las marcas.

Entiendo que sus producciones comerciales siguen siendo para conductos masivos como la tele abierta, la radio, periódicos, etc., pero con las redes sociales ya afianzadas en nuestra sociedad, deben abrir sus horizontes y buscar nuevas formas de expresión, como lo han hecho Netflix con sus series originales, sólo por poner un ejemplo.

La plataforma de streaming aprovecha las tendencias en Twitter y Facebook a la hora de promocionar sus nuevas producciones, como lo hizo alguna vez con House of Cards al lanzar un video en redes con la bandera de Estados Unidos al revés justo el día en que se anunció a Donald Trump como su presidente. También  lo hizo con la serie Narcos, que para promocionarla se colgaron de un tema sensible para la UEFA (organismo que rige el futbol europeo), como lo son las bolas calientes en los sorteos de la Champions League.

Sé que es muy difícil para las empresas que compran tiempo al aire a las televisoras y radiodifusoras para hacer algo que surge de la noche a la mañana, pero deben tratar de acoplarlo a sus tiempos o sus promocionales, de lo contrario, el mundo digital acabará por devorarlos.

También llegó el tiempo en el que las palabras podían tener más peso que las mismas imágenes, esas oraciones que llegaron por obra del destino a un video en YouTube y se quedaron en la mente de las personas para la posteridad. Quien sí se ha aprovechado de esta tendencia y sólo usa palabras en sus carteles publicitarios es Gandhi.

Creo que la radio tiene un potencial brutal al momento de hacer publicidad, pues sus escuchas sólo tienen un sentido al pendiente de ellos, pero la mayoría de su material publicitario suele ser igual, muy informativos y con exceso de política. Aprovéchense de la imaginación de la gente para capturar de gran forma su atención, como lo hizo hace muchos años el gran Orson Welles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *