¿Por qué nos deprimimos en Navidad?

Spread the love

Durante una clase de mi curso de inglés nos tocó exponer sobre el tema que nosotros quisiéramos, yo elegí sobre las Artes Marciales Mixtas, en específico sobre la máxima empresa: The Ultimate Fighting Championship, mejor conocida como la UFC. Pero una compañera decidió exponer sobre la depresión que sufren algunas personas en la temporada decembrina. Este es un tema del que hablan mucho en las noticias en el mes de diciembre, mencionan casos de gente que ha llegado a quitarse la vida debido a su estado mental depresivo. Por eso hoy quiero compartirles algunos puntos que ella tocó y que me sorprendieron en demasía, pues demuestran lo compleja que es la mente humana.

Una de las principales razones por las cuales la gente puede sentirse triste en estas fechas es su estatus social, es decir, cómo se encuentren con su familia, si tienen o no pareja y el estado de su relación, si tienen amigos o son excluidos, etc. Hay gente que ama estar sola y lo disfruta, otras que siempre necesitan de alguien, más que no desean estar solas pero parece que el destino quiso que así fuera y todas sus relaciones personales suelen ser un rotundo fracaso. Pues este es un síntoma que debemos prestar atención si conocemos a alguien que siempre esté solo, sea familiar o amigo, pues puede desencadenar una tragedia. También creo que todos los seres humanos deberíamos aplicar una frase que me decía mi abuelo: “Solos vinimos y solos nos vamos”.

El siguiente punto que tocó es tremendamente profundo, pues se enfoca únicamente en el cerebro y el comportamiento de cada uno de los humanos, pues no afecta a todos por igual. Dijo que en la recta final del año es cuando pesan más los errores y los triunfos que obtuvimos los pasados 365 días. Quizá hayas pasado por una mala racha a mediados de año, la cual te entristeció o te provocó algún sentimiento negativo, pero si no hay algo que logre cubrir ese mal recuerdo, llegando diciembre volverá a atormentarnos y con más fuerza, inclusive nos culparemos por haber fallado y decepcionado a ciertas personas, aunque esto no se completamente verdadero. También en los últimos días de cada año es cuando nos frustramos y enojamos por no haber cumplido nuestros propósitos, metas u objetivos. Quizá hasta hace dos o tres meses aún bromeábamos con “lo haremos el año que viene” o un chiste por el estilo, es en estas fechas cuando hablamos en serio y el corazón se nos hace pequeño por no haberlos conseguido, pues comenzamos a analizar y encontrar nuestros errores, descubriendo que quizá fuimos flojos para hacer ejercicio o no quisimos cambiar de trabajo por miedo al cambio, etc.

Finalizó diciendo que no es sencillo identificar las alertas en cada persona, ya que todos actuamos diferente frente a los demás, escondemos nuestras peores emociones y nos deshagamos cuando estamos solos. Por eso es bueno conocer bien a las personas que te rodean, ya sean compañeros, familiares o amigos, pues nunca sabemos cuándo alguien de ellos podría necesitar de nuestra ayuda y no lo sabremos, ya que no nos lo dirá y tendremos que descubrirlo a través de las alertas y alarmas que se enciendan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *